martes, septiembre 18, 2007

Mi vuelta a Lourdes



Después de 7 años de no poder ir, tuve el gran regalo que la Notre Damme, me a hecho de poderla ver de nuevo, las miles de sensaciones que e percibido son indescriptibles. Personas de todas las razas unidas por la misma fe, velas encendidas que parecían farolillos alumbrando el camino y rezando el rosario a la virgen, cuantas emociones cuanto amor la Madre tiene para todos, ella sigue curando quizás no lo notéis pero a veces utiliza sus propias herramientas para llegar a nuestros corazones y tocarlos, los mensajes llegan a través de alguien, que ni siquiera conoces o no habla tu idioma ella manda sus traductores para transmitir sus mensajes, a través de la Madre se llega al hijo, Jesús nos la manda para seguir ayudándonos los unos a los otros; mi marido y yo nos alojemos en el hotel Notre Damme de la Sarte. Un equipo maravilloso, atento, que nos trataron con mucho cariño y además gracias a ellos practiqué mi mal “francoise”, pero aunque hablaba castellano se dirigían a mi en francés.

Y me gustaba pues aprendía, conocimos a un matrimonio irlandés y se encariñaron con nosotros, sin saber ni papa de ingles, gracias a la recepcionista que tradujo la conversación y junto con lo poco que entendí; las culturas diferentes se acercaron. Deseo volver con mi marido; la sensación que se tiene es de no quererte ir y volver muy pronto.

Reflexión: Las experiencias dichosas son fantásticas y hay que vivirlas al tope.

Un beso Mari os quiero.


1 Comment:

Charo said...

Quan surts per fer el viatge cap a Itaca,
has de pregar que el camí sigui llarg,
plé d'aventures
plé de coneixences.

Un beso

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.